Niñera en casa: la mejor opción para conciliar

niñera-en-casa

De pronto un día tienes hijos, un proceso feliz lleno de momentos dignos de foto. Y así suele ser, pero cuando tienes que compaginar las noches en blanco con un trabajo, el tema se complica. Además, resulta que vives lejos de tus familiares, o también están ocupados y no tienes a quién recurrir cuando surge un imprevisto que te obliga a delegar durante unas horas el cuidado de tu pequeño.

Hay muchas razones para necesitar ayuda a la hora de criar a nuestros hijos y por eso, desde siempre, ha existido la imagen de la niñera. Hoy no es fácil planear nada por muchas aplicaciones y agendas que tengamos al día. Las reglas han cambiado, la disponibilidad de las personas que hacían de niñera a domicilio no es la misma de hace unos años.

Te preguntas ¿qué hago? Lo más probable es que no conozcas a nadie, ni en tu edificio, ni en tu barrio, que se dedique al cuidado infantil. Encontrar ayuda puede ser un verdadero reto, pero tiene solución, ¡uf!

Papá y mamá estudian o trabajan

Ya está aquí vuestro bebé. Ya tenemos el reto si estamos trabajando o estudiando también. Tenéis una casa que mantener, compra que hacer, comida que preparar, más o menos como todos. Simplificamos, porque sabemos perfectamente que cada familia es un mundo y las situaciones pueden ser muchísimo más complicadas.

El quid de la cuestión es que hay un bebé que necesita atención, mucha, toda; y resulta que tu agenda ya estaba al límite de la saturación. Tú ya estabas trabajando y tu pareja se estaba preparando una oposición cuando llegó la cigüeña, por ejemplo. Aunque tu horario laboral se haya adaptado, tú probablemente duermes poco y necesitas tiempo para ti. Tu pareja se hace cargo, pero está estudiando y esas horas que dedica al bebé necesitará recuperarlas.

¿Una siesta al volver del trabajo? Pues tu hijo ha decidido aprender a gatear y te reta a una carrera por la moqueta. No te lo quieres perder, ¡por supuesto que no! O es mayor tiene el cumpleaños de su mejor amigo del mundo mundial. Si resulta que tu niñera a domicilio ha estado ocupándose de todo antes de que llegaras, sabes que puedes dedicarte a esos momentos especiales, pues podrás descansar después.

niñera-a-domicilio

¿Trabajar en casa es conciliar?

Ahora muchos sabemos lo que es trabajar desde casa. Es cierto que ganas tiempo en lo que concierne a desplazamientos, pero tienes que concentrarte en tus tareas y a la vez no quitarle ojo a tu hijo. Aunque estés junto al bebé, debes trabajar en calma sabiendo que tu niño está atendido y no hay riesgos durante tu reunión por Zoom.

Pones una lavadora mientras contestas al teléfono y al pasar has visto la nota en la nevera que te recuerda que tenías que comprar un regalo para ¡hoy! Sacas algo para comer del congelador, pero, resulta que ya son las doce y como no da tiempo a descongelar y cocinar, decides llamar a tu pareja para que traiga comida. Añades estrés al que vuelve del trabajo cansado, pues también se despertó cinco veces durante la noche para atender al niño. Contestas a un correo al colgar, o peor, tienes un examen de la oposición, las dos y cuarto: toca papilla. Quieres tenerlo todo hecho cuando son días en los que ves cómo el tiempo se escapa como el agua entre los dedos.

Tenéis una vida activa y queréis disfrutar de ser papás: se puede.

¿Y quién puede ayudarte a cuidar a tu bebé en casa?

Nunca es malo pedir ayuda. Abuelos, amigos, otras familias en la misma situación, ¡imaginación organizativa al poder! Delegar en un profesional te aporta, además, la libertad de no tener esa deuda que, por muy amorosos que sean los brazos tendidos, puede pesar un poco. La idea es no sobrecargar a nadie, ¿verdad?

Para evitar equivocarnos al elegir a esa persona tan importante lo ideal es optar por los servicios de niñera a domicilio de una empresa con una cuidada selección de profesionales. A veces no es suficiente con ser sólo amable y entenderse bien con los niños. Que la niñera ayude en las tareas domésticas y tenga formación pedagógica añade paz a la organización del hogar, asegurando el reparto equilibrado de las tareas. Un equipo de crianza eficaz que os facilite la vida.

Tener una niñera a domicilio que reúna los requisitos que cada niño y cada familia necesiten para que la vida cotidiana fluya sin estrés es una buena idea. Si las tareas del hogar se delegan para poder disfrutar del tiempo libre ¿Por qué no disfrutar del trabajo sabiendo que tu bebé está en las mejores manos? ¿Por qué no descansar y tener tiempo para cuidarse uno mismo durante la crianza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *