Guía rápida para encontrar tu niñera externa

Niñera externa

Conciliación familiar, conocimientos en crianza y opciones de ocio. Son los factores que suelen señalarse como decisivos para tomar la decisión de buscar ayuda profesional con los niños, en especial en entornos urbanos como puede ser el caso de Madrid. En el otro plato de la balanza siempre se coloca el mismo: ¿cómo elegir bien?

Este dilema es el pan nuestro de cada día en las casas de muchos padres primerizos, enfrentados a una nueva vida llena de satisfacciones y estímulos, pero también de desafíos y complicaciones. En esta entrada queremos ayudarte a plantearte tu situación de manera integral para tomar la decisión más adecuada.

Repasa tus necesidades

No existe la niñera perfecta, pero sí una niñera perfecta para ti. Así que para dar en el clavo en la elección, lo primero es tener claro lo que necesitas. Eso depende de muchas y muy diversas cuestiones, pero principalmente son tres:

  • ¿De cuánto tiempo dispones? Valora si tus horarios (siempre comprometidos en una gran ciudad) te permiten, por ejemplo, comer con ellos o llevarlos al cole.
  • ¿Cuentas con apoyo familiar? No se trata de endosarle los niños a la abuela, sino de tener en cuenta todas las posibilidades “logísticas”.
  • ¿Cuáles son tus prioridades en crianza? Puede que necesites a alguien solamente para “estar con ellos” o que prefieras apoyarte más en su experiencia en puericultura.

¿Cuáles son tus límites?

En nuestra experiencia, lo más demandado es contratar los servicios de una niñera externa, por varias razones:

  • Los padres, en especial si somos primerizos, queremos pasar todo el tiempo posible con nuestros hijos. Se trata sobre todo de buscar apoyo, no sustitutos.
  • Nos parece prioritario salvaguardar una cierta intimidad en el núcleo familiar, que podríamos sentir como “invadida” en función de nuestra forma de ser.
  • La cuestión económica también tiene su peso (por lógica, es más asequible una niñera externa que interna).
niñera

El estilo de tu niñera… depende de tus niños

Ya sabemos lo que se dice de los niños, eso de que solo gustan los propios… Nuestro amor parental no debería impedirnos ver cómo son nuestros hijos, sus rasgos de personalidad sus actitudes y su grado madurativo, porque en función de ello deberíamos escoger uno u otro perfil de cuidador infantil.

  • Si tu hijo muestra madurez emocional y respeto a las normas, es probable que te convenga una niñera con un estilo más bien “democrático” (que aliente la toma de decisiones).
  • Si tiene una forma de ser fuerte o son frecuentes las rabietas, lo mejor es un talante más resolutivo.
  • En casos de niños con mucha sensibilidad, se recomienda un estilo de crianza y acompañamiento empático.
  • Cuando hablamos de un peque introvertido al que le cuesta soltarse o expresarse, es interesante compensar con una niñera de carácter expansivo.

¿Qué pregunto en la entrevista?

La entrevista es uno de los momentos más temidos por los padres, sobre todo por el miedo a no hacer las preguntas correctas o pasar por alto detalles importantes. Aquí van algunas propuestas:

  • ¿Cuánta experiencia tiene? ¿Cuándo y por qué dejó su último trabajo?
  • ¿Puede contar una experiencia positiva y una experiencia negativa como niñera?
  • ¿Cómo actuaría ante un accidente doméstico?
  • Plantéale un ejemplo de día rutinario de tu hijo; ¿qué opinión le merece?
  • ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?
  • ¿Cuáles son sus planes profesionales a uno dos años vista?

Nosotros te ayudamos

Como habrás notado, lo que debemos intentar es personalizar la selección, manteniendo las garantías de un servicio de calidad basado en la experiencia y en las características del candidato. Esa es precisamente nuestra especialidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *