Consejos para las niñeras

Nuestras familias son muy exigentes con los modales, el comportamiento o la pulcritud de una niñera. Tenga en cuenta que, sobre todo al principio, estarán más pendientes de su comportamiento; la familia estará evaluando su capacidad para encargarse de sus hijos. 

 

Sea paciente; la confianza se gana poco a poco. Usted se encarga de lo que más le importa a las familias, y los padres deben sentirse completamente tranquilos sabiendo que sus hijos están en las mejores manos. Una vez que se obtenga esa confianza, pasará a formar parte de la familia y será recompensada por su trabajo y dedicación.

 

Directrices y consideraciones: 

I. Comportamiento

Esto es imprescindible -salude y despídase cuando entre o salga de la casa, incluso en su tiempo libre-. Sea meticulosa con sus modales en la mesa. 

Recuerde que siempre debe ser un modelo a seguir para los niños, dentro o fuera de su horario de servicio.

Use el sentido común: adáptese a la situación. Si los niños están haciendo ruido y los padres están ocupados, sea rápida y lléveselos.

Esté siempre atenta y actúe con prudencia. Sepa cuándo conviene permanecer callado y cuando se debe hablar.

Recuerde que tiene un compromiso de confidencialidad con la familia, nunca debe compartir información personal de la casa con terceras personas. Tampoco es recomendable compartir datos económicos, como su salario.

Si se encuentra con algún problema en su día a día o tiene alguna inquietud, hable con los padres, pero tenga siempre una solución preparada.

Esté disponible y sea servicial. Las familias aprecian mucho estas actitudes y se lo compensarán cuando sea necesario.

Especialmente al principio, tome la iniciativa. Haga preguntas, conozca la casa (entienda cómo funcionan los electrodomésticos (lavadora, secadora, lavaplatos, calefacción, plancha, …), etc. 

Si hay más servicio doméstico, preocúpese por saber cómo prefieren organizarse.

Tenga en cuenta los horarios y tareas de cada día y esté pendiente del reloj. Tenga en cuenta que usted es la encargada de que los niños acudan a sus actividades a tiempo. 

Para asegurarse de ello, esté preparada al menos 10 minutos antes de comenzar su jornada: nunca se sabe si puede haber algún imprevisto y no debe hacer que su empleador la espere porque no está lista para salir, o atender debidamente a los niños.

A los padres les encanta saber lo que sus hijos están haciendo. Hágales partícipes de cualquier progreso que hayan hecho, mandándoles alguna fotografía o pequeño vídeo. Cuénteles anécdotas divertidas sobre sus hijos.

  • Ver la televisión: con independencia del motivo, esta actitud se suele relacionar con la pereza. Es mejor que reserve esta actividad para su tiempo libre.
  • Uso del ordenador: especialmente si usa el ordenador familiar, sea discreta. Nunca se sabe quién puede acceder o encontrarse de manera accidental con su historial de búsqueda.
  • Redes sociales: sea discreta en Facebook, Instagram y sitios web similares, nunca publique fotos suyas con los niños, estaría rompiendo su acuerdo de confidencialidad, lo que sería motivo de despido.

    T
    ampoco le recomendamos publicar fotos comprometedoras ni nada que transmita que usted no es una profesional.
  • Hablar por teléfono: sea cuidadosa cuando hable con teléfono para evitar que, involuntariamente, oigan lo que está diciendo. 
  • Vacaciones: tendrá tiempos de libranza y días para disfrutar de vacaciones, pero tenga paciencia y espere un tiempo prudencial antes de preguntar cuándo puede cogerlas, tratando siempre de adaptarse a las necesidades y preferencias de la familia. 
  • Sea cuidadosa con las horas de entrada: volver al domicilio a horas intempestivas, no suele causar buena impresión.
  • Mantenga su dormitorio ordenado: es un reflejo de usted misma y debe guiar a los niños con el ejemplo.
  • Sea profesional tanto en su vida laboral como personal. “El mundo es un pañuelo” y siempre la puede ver alguien que conozca a la familia.

II. CON LOS NIÑOS

Los niños siempre prefieren estar con quien es más divertido. Tenga en cuenta que al ser la última en llegar a la casa, es probable que, al principio, los niños sean más reacios a estar con usted porque no la conocen. Dele la vuelta a la situación siendo divertida, alegre, sonriente y activa.

Preocúpese por conocer sus preferencias, cuáles son sus juguetes favoritos, qué les gusta comer, qué actividades les entretienen más, etc. Esto le dará un arsenal extra de “trucos” para conquistar al niño, especialmente al principio cuando ganárselos es crucial.

Haga el esfuerzo de inventar juegos y otras actividades para captar la atención de los niños, especialmente durante las primeras semanas. Algunos niños necesitan más tiempo para coger confianza con su nueva niñera y estas actividades harán que lo consiga con mayor rapidez.

Esta es la labor más complicada de una niñera, debe coordinarse con los padres para que el resultado sea el deseado.

III. BUENA PRESENCIA

Tenga siempre el pelo limpio y bien recogido. Lleve las uñas cortas y limpias y de colores discretos. No use perfume muy intenso, ni maquillaje en exceso, especialmente cuando cuide bebés o recién nacidos.

No recomendamos mascar chicle. No ande descalza por la casa -tenga un par de zapatillas para usar solo dentro de la vivienda, algo cómodo-.

Use el uniforme que le entregamos. Si la familia prefiriese otro tipo de indumentaria, le recomendamos usar pantalones holgados y una blusa limpia. 

Cuando tenga dudas, vístase completamente de negro o llámenos y le aconsejaremos; es preferible equivocarse siendo demasiado conservador que al contrario.

Contacte con nosotros