¿Qué cualidades debe tener un buen cuidador de niños?

cuidador de niños

Son muchas las familias que optan por contar con la ayuda diaria de un cuidador de niños. La mayoría de las veces los restrictivos horarios de trabajo y otras circunstancias personales no permiten que podamos conciliar como nos gustaría la vida laboral con la crianza de nuestros hijos. Si a lo anterior sumamos hacer compras y preparar comidas… ¡las 24 horas de un día no parecen suficientes para todo!

A la hora de elegir un cuidador para tus hijos es normal tener dudas e inseguridades: al fin y al cabo, pasarán mucho tiempo juntos. Así que es importante que vuestros perfiles encajen mutuamente y se cumplan aquellos requisitos que consideres imprescindibles.

En la entrevista debes estar muy atento y que no se te escape nada. Por eso, en el siguiente artículo te dejamos lo que desde SelectiaHome consideramos que no debe faltar en la figura de un buen cuidador de niños. Presta atención.

Vocación por el cuidado infantil

A simple vista puede parecer un trabajo sencillo, pero es fundamental que a la persona que se quede a cargo de tus hijos le gusten los niños y sepa tratar con ellos. El cuidado de niños requiere de paciencia y cariño.

Como cualquier persona, los niños tienen días y días. Es necesario ser empático para no perder los nervios ante ciertas situaciones. Además, no solo hay que saber tener una buena comunicación con los niños, sino también con los padres. Escuchar y entender las necesidades concretas de cada familia es fundamental para poder cubrirlas y desarrollar bien el papel de cuidador.

Que el candidato o candidata se muestre abierto a la comunicación y esté disponible para el contacto ante cualquier imprevisto en los momentos que pase con tus hijos te dará un plus de seguridad y tranquilidad.

Madurez y responsabilidad

La persona que esté con tus hijos en tu ausencia se convertirá también en un referente de conducta. Por ello, es fundamental que seáis afines y consideres que va a ser un buen modelo a seguir para ellos.

cuidador infantil

El sentido de responsabilidad es importante para saber gestionar cualquier situación. Especialmente en el cuidado de niños pequeños y bebés, o en casos que haya que prestar especial atención a posibles alergias alimenticias u otros detalles concretos.

Si debe encargarse de recogerlos del colegio o llevarlos a actividades extraescolares es básico asegurarse de que es una persona puntual y que vaya a poder cumplir correctamente con lo que requieran las rutinas diarias de los niños.

Actividad y diversión

Si sumas todo lo anterior, tendrás una figura de cuidador de niños seria y con capacidad de gestión sabe escuchar y hacerse respetar. Pero no olvidemos que son niños y también necesitan actividad, y con esto nos referimos tanto a la mental como a la física.

La persona al cuidado de tus hijos debe ser una buena compañera de juegos y actividades, deben poder divertirse en un entorno seguro y estimulador. Un buen feeling entre ellos hará que tus hijos estén felices y disfruten del tiempo que pasen juntos.

Es fundamental ser dinámico, contar con sentido del humor y no caer en la monotonía. Si eres de los que valora que tus hijos jueguen al aire libre en vez de caer en las pantallas, debes tener muy en cuenta que el posible cuidador sea una persona creativa que esté preparada para proponerles juegos o manualidades entretenidas que eviten que se queden absortos mirando la televisión. Y si además esas actividades tienen una parte didáctica, ¡mejor que mejor!

Formación y experiencia

Ser cuidador de niños es una gran responsabilidad. Tener alguna pequeña formación concreta, como un curso de primeros auxilios o un curso de monitor de tiempo libre, siempre sumará puntos en tranquilidad y sabrás que tu pequeño está en buenas manos.

Si además esa persona ya ha estado anteriormente al cuidado de otros niños o familiares, no está de más que te pongas en contacto con las familias. Escuchar referencias te ayudará en el proceso de selección. No obstante, lo más importante es que tu familia conecte con esa persona, que sientas que su papel como cuidador va a sumar y que puedes depositar tu confianza en ella.

La toma de contacto, el momento clave

La primera impresión en la entrevista cuenta mucho, pero además es recomendable tener una primera toma de contacto entre el cuidador y tus hijos donde puedas estar presente y ver cómo se comportan. Tú mejor que nadie conoces a tus hijos y sabrás cuando están a gusto.

Si no sabes por dónde empezar a buscar, nosotros te ayudaremos a encontrar el cuidador perfecto. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *